Naturalezas

Nieves González
Del 28-06 al 12 -08

Nieves González (Oviedo, 1988) se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid  y cursó dos especialidades que le han permitido compatibilizar su vida laboral y plástica, a partes iguales: diseño y educación. Desde sus primeros trabajos se puede apreciar una aptitud multidisciplinar empleada en la utilización de materiales y recursos que reafirman el mensaje que transmite. Colores ácidos y frases evocadoras consolidan un concepto que se ha convertido en una marca determinante de toda su obra. Sus piezas subrayan una influencia estética directa de las publicidad de los años 50 –en los que la figura femenina se materializa-ba a modo de propaganda con el objetivo de incentivar la compra–.

En todos sus resultados destacan la utilización de varios lenguajes como el collage, el fotomontaje o la escultura y el dominio de materiales como los plásticos, sprays o resinas. Sus primeros trabajos se caracterizan por el uso de la pintura y el dibujo, principalmente, que le ha servido para alcanzar una minuciosa habilidad técnica que se puede apreciar en todas sus obras. Sus creaciones se centran en la mujer, en la sociedad y en contra de la sociedad, donde explora los obstáculos que se han creado en una construcción de género que interfiere en su autodefinición y en la de todas. Mujer y comida, mujer y cocina y mujer objetualizada protagonizan las series “Desvaríos en la mesa” y “Guerra en la cocina”; en éstas, muestra su manera de entender la relación de las mujeres con el alimento interpretado desde dos perspectivas, la mujer comestible y la mujer trabajadora en lo que supuestamente era su espacio de trabajo, la cocina. Entre 2015 y 2016 desarrolla “Sweet Girls”, una serie que reivindica la relación de la mujer con la comida, el sexo y la intimidad femenina. Apoyada por una evidente decoración barroca, la artista eleva y dignifica, en un altar que conecta con la estética religiosa mexicana, todo aquello que no se pretende de las mujeres: chicas dulces que no comen, no disfrutan de su sexualidad y tampoco menstrúan. El desenlace de este reclamo generó iconografías personales con un lenguaje Kitsch donde predominaban colores, formas y elementos llamativos que se potenciaban combinados entre sí. La presencia de patrones y estampados en acrilicos y acuarelas sobre lienzo, contrastaban con la sencillez compositiva propia del mundo del bodegón.

Para “Naturalezas”, Nieves González continúa con la voluntad de transgredir significados en la prolongación de su serie anterior. Nuevamente eleva objetos de su vida cotidiana que dicen más de nuestra forma de vida contemporánea que muchos otros testimonios. De forma sencilla pero efectista retrata con total realismo elementos comunes, alimentos y objetos del universo íntimo femenino. En estos bodegones las “Naturalezas” se delimitan en sugerentes y decorativos estampados, en ocasiones propios y en otras apropiados, donde sobresale un evidente preciosismo técnico. Los colores, provocativos y complementarios, se reafirman con lirismos que plasman los sentimientos y pensamientos más profundos de la artista. Rotuladores y acrílicos sobre lienzo, revitalizan un género que comenzó en el siglo XVII y hoy Nieves lo ensalza convirtiéndolo en un magnífico medio de protesta, expresión y destreza plásticas.

 

María Martínez Vallina