Roberto Rodriguez Redondo

(Avilés, 1981)


Desde muy pequeño ya apuntaba maneras así que sus padres decidieron apuntarlo a una academia de dibujo donde pudiera desarrollar sus inquietudes creativas. Con el paso del tiempo, el contexto donde creció y su temprana disciplina en la plástica han hecho que Robert fuera encontrado un camino al que ha sabido sacarle partido no solo en el terreno laboral sino también en su práctica vital.

Formado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco y favorecido por la coyuntura del momento, Robert pudo acceder a diversas prácticas relacionadas con el montaje de exposiciones algo que, rápidamente, le ayudó a visualizar de una manera global el movimiento y el mercado que se sucedían en torno a la realidad artística. La pintura, unida al diseño y la ilustración, hizo que este artista se decidiera por tomar un camino laboral relacionado con el mundo del skate, su mundo, llegando a hacer de ello una forma de vida. Su experiencia en este campo le ha llevado a participar en numerosas exposiciones, colectivas y libros que le han ayudado a mantenerse no solo a flote sino a posicionarse como un referente dentro de esta disciplina.
Positivo, optimista y enérgico sus obras han tenido siempre los mismos procesos y los animales siempre han formado parte de su conducta. Éstos últimos son el leitmotiv que da sentido a su obra, el color. Estridencia, psicodelia, exotismo salvaje y la exuberancia de Henri Rousseau, se aprecian en una estética cuyo efecto hipnotizante llama al espectador a adentrarse en una intensidad visual que se puede paladear.

Los “Animals” De Robert Rodríguez te desafían en sus posturas y en sus gestos a través de planos superpuestos que traspasan los límites de lo bidimensional. Fiel a su campo de acción adapta materiales y herramientas propios del arte urbano a su manejo plástico. Cúter, sprays y paneles de madera refuerzan un discurso narrativo donde la pintura habla de pintura y la abstracción cobra sentido en su definición más pura de la experimentación matérica.