0
Noticias

ARTEOVIEDO 23

By 14 noviembre, 2023 No Comments

“No existe en la realidad nada que sea siempre igual,

porque lo único real, es el cambio”

–Heráclito, respuestas sobre la verdad de lo que realmente existe–

.

De esta proclama  parte la exposición “Devenir  de la multiplicidad” ) de Iván Baizán

(Oviedo,1980), como antecedente y orígen de su posterior obra “Rotación y traslación”.

En los Devenires observamos ya  la evolución del metacrilato desde la unicidad del espacio a la multiplicidad de la gráfica. Una multiplicidad donde ya todo fluye, los colores primarios cambian su relevancia y la mezcla de la pintura se armoniza en el entramado serigráfico. Serie en la cual los resultados son armónicos en sus dimensiones y la apariencia se ve transformada a través del movimiento. Estos universos están formados por contrarios que se mantienen en una perpetua oposición donde la razón nos guía hacia una síntesis afinada. Cuerpos cósmicos, sólidos platónicos dotados de simetrías axiales y especulares, convexos y congruentes que finalizan y transitan hacia un plano multidimensional. Varias dimensiones que marcan ahora el rumbo de un nuevo paradigma social, un nuevo contexto que genera una nueva identidad digital.


“ROTACIÓN Y TRASLACIÓN” se despliega y  Baizán se fracciona en la quinta dimensión. Una dimensión real, lógica, un mundo intemporal que se rige por el tiempo y está limitado por sus propias estructuras físicas. Aquí ya no hay un límite conceptual. Esta obra funciona sin restricciones y reformula el conjunto de sus procesos históricos. Nuevamente, desdobla los planos y los soportes y logra mantener los procesos industriales en su extensión lógica hacia la inevitable y forzosa digitalización. Movimientos rítmicos, degradados de color y retro-ciencia-ficción se adaptan a los nuevos tiempos o ¿continúan en un curso ya escrito?

texto de María Vallina